Poemas Cristianos

Cristo Vive

Poemas
A Las Puertas Del Cielo
Ansianidad
Cristo
Cristo Vive
Contraste De La Vida
Dificil Lenguage
El Persequidor Perseguido
El Testamento
Esperanza Que No Averguenza
Jesús El Amigo
Jesucristo Pan De Amor
Mi Soledad
Mi Sombrío Valle
No Hay Otro Nombre
Ofrecimiento Divino
Perdonar
Qué Imagen Damos de Cristo
Reconciliación
Sin Cristo, NO
Tras Los Vidrios del Balcón
Ven A Mi
Un Amigo Fiel

Iglesia Evangélica Ministerio Sanador
San Juan, Puerto Rico

Cristo vive

Manuel Pérez Del Busto

 

En el breve alentar de la existencia

donde tantas dolencias se retuercen,

solamente de DIOS la rica esencia

cura las llagas que al humano escuecen.

 

Amante y paternal, con un cuidado

y un celo tres veces exquisito,

en su Santa Palabra ha revelado

que vive para siempre JESUCRISTO.

 

Que su fuente de vida inagotable

ofrece al pecador arrepentido,

el perdón eficaz y más amable

que raudal en el mundo le ha ofrecido.

 

Que CRISTO, de los muertos revivido,

es bienestar supremo al alma humana;

que, es HOY el instante decisivo,

porque tarde, tal vez, sea MAÑANA.

 

Y el que triunfó glorioso de la muerte,

con su acento aromado de amor santo,

llamando a nuestra puerta nos advierte

que prestemos oídos a su canto.

 

Que escuchemos la célica romanza

que, potente, da espíritu a los muertos...

La canción divina de la Esperanza

que tiene los acordes más perfectos.

 

La misma que en Belén nos dio el tesoro

inefable de paz y de consuelo;

la que repite el querubín coro

alabando al Señor de tierra y cielo.

 

La misma que por siglos han oído

los humildes y pobres por doquier...

La que atrae al sincero conmovido...

La que aterra al inicuo Lucifer.

 

La que en noche de plata iluminada

inspira al ruiseñor dulces querellas

embriagado en el aura perfumada

de nardos, de azahares y de estrellas.

 

La que al bosque le puebla de rumores;

la que al mar su dominio le ha marcado;

la que alfombra los valles de colores;

la que pone a las nubes por su estrado.

 

La que al día le colma de ventura

gobernando en los seres y en las cosas;

la que amanece sobre toda criatura...

La que viste a los lirios y a las rosas.

 

Recóndita y celeste melodía

que permanece, aunque el tiempo pasa,

predicando en el mundo cada día:

«¡Sed salvos, por JESÚS, con vuestra casa:

 

Ese acento que os muestra tanto empeño

en que prestéis oídos a su oferta,

os hará despertar de vuestro sueño

y os abrirá de su Mansión la puerta.

No penséis que será vuestro dinero

el señor que con vos irá delante,

cuando estéis ante el ángel justiciero

mostrando vuestro lívido semblante.

 

No creáis que la Ciencia poderosa,

ni el Arte de belleza esclarecido,

os podrán libertar de la onerosa

opresión del Averno enfurecido.

 

No fiéis en el negro Ateísmo

que os inyecta de necia indiferencia,

creyendo que será puente al abismo

por el cual salvaréis vuestra existencia.

 

Ni prestéis atención al error craso

que la tumba es el fin de cuanto existe...

Allí principia el invariable paso

a una eternidad feliz o triste.

 

¡No demoréis la marcha, pecadores!

Venid a CRISTO confiadamente:

En vuestro pecho sembrará las flores

de la Fraternidad. ¡Él es clemente!

 

El pasado será dado al olvido,

causando sensación vuestro criterio,

y apartados de un mundo ensombrecido

ya no veréis a DIOS en el misterio.

 

Que a las olas dará vuestro pecado

y todo será nuevo, rutilante...

Caminaréis gozosos, sin cuidado,

porque Él (buen Pastor) irá delante.

 

Si entusiasmo mostráis todos los días

por Haendel, por Mozart y por Beethoven,

y escuchando sus viejas melodías

sentís el corazón latir más joven

¿por qué, pues, no escuchar atentamente

la canción del buen Dios y amante Padre

cuando sin precio, gratuitamente,

la sangre de JESÚS el cielo abre?

 

¿Y por qué detenerse, vacilantes,

si a su seno nos llama bondadoso?...

¿No quisierais tener brazos amantes

donde hallar, por los siglos, el reposo?.

--------

 

La Fuente de la Vida está manando

ofreciendo el raudal de su dulzura;

la Canción del Amor está sonando

con acento aromado de ternura...

 

Que el SEÑOR os conceda la ventura

de interpretar su voz benefactora;

y acudiendo a su fuente en esta hora

bebáis, arrepentidos, con largueza,

 

la Verdad, el Amor y la Belleza,

¡perpetua Trinidad; perpetua aurora!

 

.

rSr

Return To Iglesia Evangéilca Ministerio Sanador

Adm. por: RobbySotto